Un estudio del grupo RIETE estudia la eficacia de este dispositivo

 

Hay pacientes que han sufrido una trombosis venosa profunda (TVP) o una embolia pulmonar (EP) a los que, por el riesgo de que sangren, no se les puede administrar un tratamiento anticoagulante. Entonces la medicina recurre a los filtros de vena cava, un dispositivo que se introduce en el interior de esta vena e impide que un émbolo se desprenda de la pierna y vaya hasta el pulmón, originando una embolia pulmonar.

La eficacia de estos filtros se ha analizado poco. Ahora, un nuevo estudio del grupo RIETE publicado en Journal of the American College of Cardiology-Cardiovascular Interventions arroja luz sobre la utilidad de estos dispositivos al analizar cómo evolucionan los pacientes con una trombosis venosa profunda o una embolia pulmonar que, a pesar del tratamiento anticoagulante, hacen un nuevo episodio de TVP o EP. El estudio compara la utilidad de insertar un filtro en la vena cava en estos casos frente a aumentar dosis del anticoagulante.

Los resultados han demostrado que en los casos de pacientes que a pesar de la anticoagulación presentan una nueva TVP, la presencia del filtro de vena cava apenas significó una mejoría en relación con los mismos pacientes tratados solo con anticoagulantes.

Sin embargo, en el caso de los pacientes que a pesar de la anticoagulación presentan una nueva EP, el riesgo de muerte fue inferior en las personas con un filtro de vena cava.

 

Últimas noticias