Pasar largos ratos recostado y sin levantarse, factores de riesgo

 

Un estudio preliminar presentado en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón ha demostrado algo que se intuía: ver la tele durante largos periodos de tiempo aumenta el riesgo de enfermedad tromboembólica venosa (ETV).

El estudio ha evaluado a 15.158 personas de entre 45 y 64 años durante 20 años. 691 sufrieron una ETV y, por primera vez, los investigadores han constatado que:

  • en las personas que ven la televisión “muy a menudo”, su riesgo de ETV es un 70% superior respecto a las personas que “no la ven nunca o la ven ocasionalmente”
  • incluso en personas que siguen las recomendaciones clínicas sobre actividad física (150 minutos a la semana de ejercicio moderado o 75 minutos de actividad intensa), el riesgo de ETV es un 80% superior entre las que ven la tele “muy a menudo” sobre las personas que “no la ven nunca o la ven ocasionalmente”
  • los largos ratos viendo la tele incrementan por igual el riesgo de trombosis como de embolia pulmonar

Los autores del estudio también analizaron si el peso juega algún papel sobre el riesgo de ETV en relación a las horas frente el televisor. Y vieron que la obesidad supone un 25% del riesgo, por lo que hay otros factores que realmente son responsables de favorecer la trombosis o la embolia pulmonar.

Así pues, este estudio se suma a la constatación de que la inmovilización, por el motivo que sea, favorece la aparición de una enfermedad tromboembólica venosa.

 

 

Últimas noticias