Desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de Singapur

 

Estar inmovilizado, debido a un traumatismo, a una enfermedad o tras una operación quirúrgica, es un factor de riesgo importante para el desarrollo de una trombosis venosa o de una embolia pulmonar. Con la voluntad de evitar esta situación, investigadores de la Universidad Nacional de Singapur (NUS, en inglés) han inventado un calcetín robótico que simula las contracciones musculares de la pierna, estimulando la circulación sanguínea y minimizando el riesgo de coagulación.

Lim Jeong Hoon, profesor asociado del departamento de Medicina de la NUS, y Yeow Chen Hua, profesor asociado del departamento de Ingeniería biomédica de la misma universidad, desarrollaron el artilugio ante los recursos, a su juicio limitados, que la medicina ofrece a los pacientes en cama expuestos a una enfermedad tromboembólica: tratamiento anticoagulante y medias compresoras.

Los fármacos para reducir la posibilidad de desarrollar una trombosis conllevan un elevado riesgo de hemorragia, mientras que la eficacia de las medias es desigual.

Ante esta situación, Lim Jeong Hoon se fijó en el papel que juegan los músculos del tobillo para facilitar el retorno sanguíneo de las venas hacia el corazón. Y junto al profesor Yeow Chen Hua desarrollaron un calcetín robótico para las personas inmovilizadas inspirado en los movimientos de los tentáculos de coral cuando buscan alimento. Una solución sencilla que los hospitales podrían adoptar para controlar el riesgo de ETV en pacientes inmovilizados.

El calcetín, dotado de sensores que monitorizan la articulación del tobillo, se encuentra en fase de prueba en el hospital de la NUS.

 

 

Últimas noticias

Share This