Científicos del Instituto Karolinska han diseñado un anticuerpo que podría detener la formación de trombos

 

Investigadores suecos del Instituto Karolinska han diseñado un anticuerpo que podría detener la formación de trombos o coágulos sanguíneos y, al mismo tiempo, minimizar el riesgo de hemorragias.

Los fármacos anticoagulantes que hoy en día se administran frenan la posibilidad de que se formen trombos en venas y arterias, pero al dificultar que la sangre se espese, manteniéndola más líquida, precipitan el riesgo de hemorragias.

La investigación dirigida por Magnus Larsson, y publicada recientemente en la revista Science Translational of Medicine, pone de relieve que “la administración de un inhibidor especifico del factor XIIa (anticuerpo humano recombinante 3F7) en conejos impide la formación de trombosis de forma tan eficaz como la heparina en un modelo experimental artificial”, explica el doctor Enric Grau, hematólogo del hospital Lluís Alcanyis de Xàtiva. Y añade: “los autores también han observado que, a diferencia de la heparina, con este nuevo fármaco los conejos no tenían más hemorragia en las zonas de herida”.

Los resultados de este estudio son alentadores, porque podrían ser el esbozo de un nuevo fármaco que, además de ser eficaz, sería más seguro que los anticoagulantes clásicos como la heparina.

Además, al tratarse de un medicamento con un anticuerpo humano recombinante no habría posibilidad de rechazo o de infección.

“El desarrollo de este nuevo anticoagulante específico anti-XIIa se encuentra en una fase muy inicial y se requieren muchos estudios en animales y posteriormente en humanos hasta que pueda utilizarse en la práctica clínica diaria”, advierte Grau.

 

Últimas noticias

Share This