Testimonios de la ETV

Personas que han vivido una trombosis o una embolia pulmonar comparten su vivencia

“He tenido un TEP y aquí sigo, dando caña”

Mares

39 años, embolia pulmonar

“Estuve una semana en el hospital pensando que ahí se terminaba mi vida y que no saldría vivo”

David

39 años, embolia pulmonar

“Cada día el dolor era más intenso y los antiinflamatorios no lo calmaban. Tanto sufrí que adelgacé más de dos kilos”

Araceli

34 años, trombosis venosa profunda

“Mi pierna nunca será la misma. A veces me duele más, pero sigo adelante. Logré subir al Machu Picchu”

Giuliana

31 años, trombosis venosa profunda

“Por la tarde tenía que pedir permiso en el trabajo para pincharme. Lo pasé muy mal”

Alfonso

36 años, trombosis venosa profunda

“Por la noche ya no podía apoyar la pierna del dolor y las lágrimas me salían solas”

Ester

25 años, trombosis venosa profunda y embolia pulmonar

“Ha tenido usted mucha suerte, me decían los médicos”

Pere

45 años, trombosis venosa profunda y embolia pulmonar

“Tú tranquila, no tienes nada. Procura dar reposo al brazo y nada más”

Laura

19 años, trombosis venosa en un brazo

“Por la noche ya no podía apoyar la pierna del dolor y las lágrimas me salían solas”

Teresa

67 años, cáncer y embolia pulmonar

“El primer año fue como un duelo. Atravesé muchísimas fases: rabia, decepción, desesperación, enfado conmigo misma”

Eva

39 años,  triple trombosis abdominal, retrombosis y trombosis en el brazo

“Al día siguiente el dolor cambió: pasó de ser esa presión en el pecho a irradiar los hombros y la parte posterior de la espalda”

Carmen

36 años, embolia pulmonar

Share This