El estudio, del Grupo RIETE, sugiere que no todos los pacientes con cáncer y una ETV deben recibir el mismo tratamiento anticoagulante

 

La respuesta al tratamiento anticoagulante en pacientes con cáncer varían según la localización del tumor. Recordamos que uno de cada cinco pacientes con enfermedad tromboembólica venosa (ETV) tiene cáncer, y uno de cada 10-20 pacientes con cáncer desarrollará una ETV.

Investigadores del Grupo RIETE han analizado la evolución de 3.947 pacientes con cáncer que, a la vez, tenían una ETV (procedentes del registro RIETE). En concreto 629 padecían cáncer de próstata, 938 cáncer de mama, 1.189 cáncer de colon y 1.191 cáncer de pulmón. Y en conjunto el 55% presentaba metástasis.

Durante el tratamiento anticoagulante, que de media se alargó cinco meses, el riesgo de recurrencias fue similar al riesgo de hemorragias graves en los pacientes con cáncer de mama o de colon.

Sin embargo, en el caso de los enfermos de cáncer de próstata hubo más casos de sangrado grave que de repetición del episodio tromboembólico (en concreto, se registraron el doble de casos de hemorragia que de recurrencia de la ETV).

Y en los pacientes con cáncer de pulmón, la tasa de reiteración de la trombosis o la embolia pulmonar fue más del doble que la posibilidad de sangrado grave.

Este estudio, publicado en The American Journal of Medicine, es el primer análisis que sugiere que no se debería aplicar el mismo tratamiento anticoagulante a todos los enfermos con cáncer.

 

 

Últimas noticias

Share This