Su riesgo de sangrado es inferior al riesgo de sangrado en los nonagenarios

 

La enfermedad tromboembólica venosa (ETV) puede aparecer en cualquier persona y en cualquier momento, pero es más frecuente entre las personas mayores.

A medida que aumenta la edad del paciente también aumenta el riesgo de hemorragias ocasionadas por el tratamiento anticoagulante, por lo que administrar este tratamiento a una persona mayor de 100 años puede suponer un elevado riesgo de sangrado.

Investigadores del registro RIETE han analizado esta situación, con un artículo publicado recientemente en el European Journal of Internal Medicine.

 

Menos hemorragias en los centenarios

Actualmente RIETE cuenta con información de más de 67.000 pacientes. Para su estudio los especialistas se centraron en los 47 que tenían más de 100 años (0,08% del total), diez hombres y 37 mujeres.

De estos 47 enfermos, 21 padecieron una embolia pulmonar y los 26 restantes, una trombosis venosa profunda. Además, la mayoría presentaba otras enfermedades asociadas, como insuficiencia renal severa (el 74%), anemia (64%), insuficiencia cardiaca crónica (30%) y un 34% estaba tomando antiagregantes plaquetarios (tratamiento que aumenta el riesgo de sangrado).

A la mayoría de estos pacientes centenarios (95%) se les administró el tratamiento inicial con heparina de bajo peso molecular. Luego, un 30% siguió con antivitaminas K y un 62% se mantuvo con la heparina de bajo peso molecular.

Durante el tiempo en que se prolongó el tratamiento anticoagulante (139 días), la mortalidad fue elevada: falleció el 32% de estas personas mayores de 100 años. De ellos, dos perecieron por una embolia pulmonar, pero no hubo ningún episodio de sangrado grave. Estos resultados sugieren que el tratamiento anticoagulante habitual es seguro en los centenarios.

Diversos estudios indican que las personas que han llegado a los 100 años son unos “grandes supervivientes” y que tienen una manera de responder distinta a ciertas enfermedades. Estos datos muestran que el riesgo de sangrado en los centenarios es inferior al riesgo de sangrado en los nonagenarios.

 

 

Últimas noticias

Share This