Aparecieron pequeños coágulos en los pulmones de la tenista, que en 2011 sufrió una embolia pulmonar

 

Las complicaciones de Serena Williams tras el parto de su hija

La tenista Serena Williams, una de las mejores deportistas profesionales, ha explicado en una entrevista en el número de febrero de la edición estadounidense de la revista Vogue cómo vivió el parto de su primera hija, Olympia, el pasado mes de septiembre.

Williams sufrió una embolia pulmonar en 2011, con 30 años, y desde entonces ha reconocido en la publicación que vive con miedo la posibilidad de que se repita.

La gestación de su hija transcurrió sin problemas y el parto, un momento de riesgo para la aparición de una trombosis y de una embolia pulmonar en cualquier mujer (más si existen antecedentes), también salió bien.

Sin embargo, al día siguiente de la cesárea, de repente a Williams empezó a faltarle el aire, según cuenta la revista. “Debido a su historial de coágulos y a que por la cirugía de la cesárea había interrumpido su tratamiento anticoagulante, enseguida asumió que tenía otra embolia pulmonar”, escribe el periodista Rob Haskell.

“Salió de la habitación del hospital, porque su madre no se preocupó y, entre suspiros, pidió a la primera enfermera que le hicieran un TAC con contraste. La enfermera pensó que el dolor de Williams la estaba confundiendo, pero la tenista insistió y al poco un médico le estaba practicando una ecografía en las piernas”.

La prueba no reveló ningún problema, pero ella repitió que le hicieran un TAC y que necesitaba heparina. Le practicaron la tomografía axial computarizada (TAC) y allí el equipo médico vio que tenía pequeños coágulos de sangre en los pulmones (trombos).

Las complicaciones no acabaron aquí. La tos que le provocaron los trombos abrió la cicatriz de la cesárea y se produjo una hemorragia interna en su abdomen (el tratamiento anticoagulante favorece el sangrado). Así que llevaron a Serena Williams al quirófano otra vez, en esta ocasión para introducirle un filtro de vena cava como medida para impedir que nuevos trombos llegaran a los pulmones.

Su estancia en el hospital se alargó una semana y luego tuvo que pasar seis semanas de reposo en casa. A finales del año pasado regresó a las pistas de tenis en un partido de exhibición en Abu Dhabi, por lo que su recuperación ha sido completa.

Según los datos del Registro RIETE, en muchas ocasiones los médicos no detectan la embolia pulmonar en paciente jóvenes con disnea (falta de respiración) porque sus niveles de oxígeno en sangre son normales.

 

 

Últimas noticias

Share This