Las mujeres embarazadas tienen cinco veces más riesgo de ETV que las no embarazadas

 

Estar embarazada es un factor de riesgo para la enfermedad tromboembólica venosa (ETV) en mujeres. Una posibilidad que, en el caso de mujeres que viajan en avión, se agrava, puesto que los viajes largos también pueden desencadenar una trombosis venosa profunda. Ante esta situación el Royal College of Obstetricians and Gynaecologists (RCOG) inglés ha actualizado recientemente sus guías, incorporando algunos consejos para minimizar este doble impacto.

La institución ginecológica indica que una mujer con un embarazo sin complicaciones puede volar hasta la semana 37. Pero debe tener en cuenta algunas pautas para asegurarse un desplazamiento sin riesgos, tanto en vuelos de larga distancia como en cortos, según Philippa Marsden, presidenta del Comité de Información al Paciente del RCOG. En concreto, los especialistas ingleses aconsejan:

  • vestir ropa y calzado cómodos
  • caminar de forma regular por el avión durante el vuelo
  • realizar ejercicios en el asiento cada 30 minutos
  • beber agua con frecuencia
  • no tomar bebidas con alcohol ni cafeína
  • vestir medias de compresión

Las mujeres embarazadas tienen cinco veces más riesgo de ETV que las no embarazadas de edad similar, recuerdan los expertos de TROMBO. La compresión por el feto de las venas de las piernas a nivel de las ingles, la producción de sustancias procoagulantes en la placenta y la menor movilidad de una mujer encinta favorecen la aparición de la ETV.

 

 

Últimas noticias

Share This